El rafting y otras actividades complementarias como dinamizadoras del turismo rural y turismo de interior

El rafting dinamiza el turismo rural y de interior

Hace unos años la mecánica habitual para la organización de un plan de viaje, era buscar un alojamiento (hotel o casa rural) y posteriormente ver que podíamos hacer por la zona elegida. Esta era la pauta de viaje para familias, grupos de amigo y salidas de empresa. En la actualidad esta tendencia está cambiando, de forma que cada vez es más habitual ver como la motivación principal del viaje es buscar primero la actividad que queremos realizar.

De este modo las estadísticas nos muestras que actualmente, las actividades de turismo deportivo, aventura o turismo de interior, han dejado de ser un complemento de los alojamientos y se han convertido en el motor de atracción de visitantes a las diferentes zonas. De este modo podemos decir que cuanto más atractivas son las actividades que pueden realizarse en una zona, más visitantes recibirá y por lo tanto más llenos estarán sus alojamientos. Dentro de las actividades más buscadas de turismo de aventura o interior, una de las actividades estrellas es sin duda el rafting y los descensos de ríos de aguas bravas.

En España encontramos varias zonas que nos permiten la práctica de los deportes de aguas bravas de las cuales podemos destacar, la zona del Miño en Galicia, El Pirineo de Huesca y la zona del Noguera Pallaresa (con Sort como uno de los punto de referencia), más hacia el sur y centro peninsular podemos destacar la zona del Río Cabriel (término de Venta del Moro) como una de las zonas que mayor auge han tenido en los últimos años (puedes ver más información en ruting.es y rutingventadelmoro). Para ver estas zonas y las empresas que prestan todo tipo de servicios y actividades, puedes consultar planap.com.

Las zonas y comarcas que cuentan con un río para hacer rafting, se pueden considerar como unas privilegiadas, ya que es uno de los reclamos turísticos más importantes de turismo de interior. El rafting es una actividad demandado por todo tipo de colectivos como colegios, grupos de amigos, despedidas de soltero y soltera, grupo de empresa, además de ser una actividad ideal para el turismo familiar, ya que es apta y divertida para todo tipo de edades.

El rafting se suele practicar durante los meses de abril a octubre. Es fundamental tener en cuenta las variaciones de caudal, lo cual hace que según zonas, ríos y épocas encontremos muchas alternativas. Los ríos que tienen crecidas en deshielo (zona norte peninsular) tienen un mayor atractivo para los que buscan experiencias fuertes. En otras zonas, los caudales dependen más de las sueltas de los embalses como es el caso del Cabriel, por lo que la época ideal para hacer rafting coincide con la época de desembalse, que va de abril a septiembre.

En este caso es posible realizar actividades de aguas bravas durante todo el año (aunque con menor caudal fuera de temporada), lo cual supone un estímulo económico para la zona. Las épocas y temporadas ideales para el rafting en estas zonas, suele coincidir con los picos de visitantes y mayor afluencia de clientes.

En cualquier caso, la posibilidad de realizar actividades de aguas bravas como el rafting, las canoas, kayak o hidrospeed es un gran incentivo económico, no sólo para las empresas que prestan los servicios (puedes verlas todas en Planap.com), sino para todos los alojamientos y empresas relacionadas con el turismo y la restauración.

Portal especializado en rafting. La guía perfecta para practicar rafting por España.